youtube flickr twitter facebook

IU logra que el parlamento asturiano rechace el nuevo cupo vasco

02 de Junio de 2017

Actualidad

La iniciativa contó con los votos de PSOE y Ciudadanos, la abstención de Podemos y el rechazo de PP y Foro

El parlamento asturiano aprobó esta mañana la iniciativa de IU que rechaza el nuevo cupo vasco, negociado por PP y PNV a cambio del apoyo presupuestario, ya que supone ampliar las diferencias en gasto por habitante ajustado entre comunidades autónomas, quebrando los principios constitucionales de igualdad y progresividad del artículo 31 de la Constitución, además de ser insostenible su generalización al resto de las comunidades autónomas para la hacienda pública. Este punto fue apoyado por PSOE y Ciudadanos, además de IU, los votos en contra de PP y Foro y la abstención de Podemos.

Con los mismos apoyos salió adelante otro punto de la iniciativa, enmendada por el PSOE, en la que la Junta insta al Consejo de Gobierno a trasladar al Gobierno Central esta posición contraria al nuevo cupo vasco así como la exigencia de que este sea objeto de un cálculo preciso y transparente capaz de garantizar la suficiencia de recursos tanto a los regímenes forales como al régimen común de financiación de las comunidades autónomas.

La iniciativa cuenta con un primer punto, también aprobado, esta vez con los votos de PSOE, Ciudadanos y Podemos, el rechazo del PP y la abstención de Foro, en el que se expresa la compatibilidad del régimen de financiación común de las comunidades autónomas y el modelo de concierto y convenio del País Vasco y Navarra, como expresión constitucionalmente establecida de la pluralidad y la solidez del modelo autonómico de carácter federalizante.

Llamazares, portavoz parlamentario de IU, comenzó su intervención aclarando que no cuestiona el concierto como modelo de financiación de País Vasco y Navarra, que es perfectamente constitucional, sino el nuevo cupo, que es discriminatorio y condiciona el nuevo modelo de financiación. Sostuvo que los 1.400 millones de exceso que el Gobierno vasco defiende y la reducción de más de 300 millones para el futuro no es generalizable. “Es un modelo privilegiado, pero no generalizable”, dijo Llamazares, quien también resaltó que condiciona la financiación autonómica que negocian las comunidades autónomas.

portavoz subrayó que la crítica tiene que ver con el modelo de cálculo que no se correspondía ni con población ni con recaudación, que ya era de sobrefinanciación. “Si el índice era 100 por persona, Asturias representaba 110, los de Navarra 125 y más de 160 del cupo vasco, sin entrar en carácter transparente o suficiente del conjunto de financiación, y sin entrar a hablar de un modelo solidario que supondría que aportasen también al interterritorial”, dijo.

La nueva sorpresa del nuevo modelo incide en agravar el modelo anterior, siguió Llamazares. El pactado es un escarnio directamente porque supone aumentar más la diferencia entre las comunidades autónomas de modelo común y las del cupo. La financiación por persona ajustada podría estar en el doble de financiación que el resto del estado sin tener en cuenta el carácter transparente y suficiente, sin ser igualitario y proporcionado como dice artículo 131, y sin tener flujo de financiación solidario.

© 2012 IZQUIERDA XUNIDA | Contacto
facebook twitter flickr youtube